Categorías
Blog de robotica

Gracias a un enfermo terminal, un niño ingles ha obtenido un brazo ortopédico robotizado

La robótica en a veces permite vencer muros que la propia naturaleza ha inventado. Hoy os presentamos la historia de Jacob Scrimshaw, un joven inglés de 5 años que gracias a una extremidad robótica ha podido envolver entre sus brazos por primera vez a su hermano.

Jacob es un joven de Calderdale, en Inglaterra, que nació con una malformación en el brazo. A través de una compañía de tecnología robótica y a la persistencia de sus padres, Gemma Turner y Chirs Scrimshaw, actualmente puede hacer una vida como la del resto de sus compañeros.

Antes de alcanzar esta proeza de la ciencia, sus padres se chocaron de bruces con las trabas de los Institutos Nacionales de Salud, los que en la actualidad no financian el montaje de prótesis y brazos robóticos.

Por ese motivo decidieron hacer notorio el caso de su hijo y realizar una colecta a través de GoFundMe. En ella consiguieron la suma de 16.000 libras, alrededor de 19.000 euros. Según han indicado sus padres, gran parte de la cuantía la dio una persona anónima que estaba enferma terminal.

Una vez conseguido el dinero, se tuvieron que hacer frente al reto de inventar una prótesis fija desde el comienzo del brazo que estuviese articulada desde el propio codo. Para ello contaron con la ayuda de una persona especializada en dispositivos robotizados. La prótesis desarrollada es de color verde, del mismo color que la piel de Hulk, el personaje de ficción preferido del pequeño Jacob. Cuenta con una mano articulada y un mecanismo de enganche que le permite manipular cosas.

El plan ha resultado ser todo un logro y al joven Jacob solamente le falta empezar a disfrutar de una vida más llevadera de la “mano de la robótica”.